EL DOGMA DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA

El catolicismo afirma que María nunca pecó y, por tanto, era salva desde el momento de su nacimiento (Catecismo Católico · 491).