Audio Predicaciones

¿Quién arrojará la piedra?

Unos jefes religiosos llevaron a Jesús una mujer sorprendida en adulterio. En realidad no les importaba mucho la culpabilidad de esta mujer; su objetivo era tender una trampa a Jesús. La mujer era culpable, y la Ley del Antiguo Testamento era categórica: esa mujer debía ser lapidada. Pero, ¿por quién? Jesús leyó en los corazones de los que la acusaban. Se agachó, dejándoles un tiempo de reflexión, luego se levantó y dio su veredicto: “El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar

Ver contenido

El justo por la fe vivirá

Este versículo del Antiguo Testamento (Habacuc 2:4) es citado tres veces en el Nuevo Testamento (Romanos 1:17; Gálatas 3:11; Hebreos 10:38). Fue el punto de partida de la Reforma del siglo 16 en Alemania. El monje Martín Lutero (1483-1545), atormentado por el sentimiento de sus pecados, había ido a Roma a pie para tratar de apaciguar su conciencia. Mientras subía de rodillas la Scala Santa («la escalera santa»), este versículo se apoderó de su mente. Comprendió que estaba equivocado. Se dio cue

Ver contenido

La serpiente de Moisés

Cuando, hace muchos siglos, el pueblo de Israel salió de Egipto, cruzó a pie el desierto del Sinaí para llegar a la región de Canaán. Pero ese pueblo, a menudo desanimado, se quejaba, dudaba y acusaba a Dios. No reconocía la bondad de Dios que, hasta ahí, lo había protegido y alimentado milagrosamente cada día. Entonces Dios permitió que unas serpientes cuya mordedura era mortal invadiesen el lugar donde el pueblo había acampado. Esa plaga mató a muchos israelitas. Su jefe, Moisés, oró por el pu

Ver contenido

Un Hombre admirable

¿Qué espero de parte de mis amigos si tengo que comparecer en un juicio? Que estén presentes y me animen. –Cuando Jesús fue arrestado, todos sus discípulos lo abandonaron y huyeron. ¿Qué espero de un juez, sino que proteja a los inocentes y haga valer sus derechos? –Pilato, lavándose las manos, se declaró inocente de la sangre del único hombre justo, pero lo entregó al pueblo para que fuese crucificado. ¿Qué espero de un sacerdote, sino que sostenga la causa de los débiles y de los oprimidos

Ver contenido

Grupo de apoyo psicológico

Después de una catástrofe es frecuente que se abra un grupo de apoyo psicológico para los supervivientes. En efecto, nuestro equilibrio físico y psicológico es muy frágil; todos necesitamos ayuda en ciertos momentos.

Ver contenido

El pueblo que ama el cuerpo

En el segundo siglo de nuestra era, el filósofo Celso designaba con esta expresión a los cristianos. Lo hacía por escarnio, pues para los filósofos de su escuela, el cuerpo humano no era más que la cárcel del alma.

Ver contenido

La cruz es una doble prueba

La cruz en la que Jesucristo fue clavado revela el odio del hombre y a la vez el amor de Dios. En efecto, cuando estaba en la tierra, Jesús iba de lugar en lugar haciendo el bien. Pero en vez de reconocer su abnegación en servir a los demás, la gente lo odió y trató de deshacerse de él.

Ver contenido

¿Qué es la fe?

La fe es un principio de vida que toca lo más profundo de nuestra existencia, de nuestros objetivos. A continuación exponemos algunos aspectos de lo que nos dice la Biblia respecto a la fe:

Ver contenido

Una puerta clausurada

Ante el portal de un castillo medieval había una multitud de visitantes esperando. Seguramente era la entrada oficial del castillo. Yo también me puse a hacer la cola, pero luego noté que un poco más lejos había una pequeña puerta por la cual entraron dos personas. Otros también se acercaron y, aparentemente, la puerta se abría cuando alguien tocaba.

Ver contenido

La confianza

Las palabras paz, gozo y esperanza, ¿no le hacen soñar? ¡Evocan justo lo que anhela todo el mundo! La paz en un mundo tan turbado, el gozo a pesar de las circunstancias adversas y las malas noticias, la esperanza a pesar de la perspectiva segura de la muerte…

Ver contenido

¿Cómo lees?

Cuando estuvo en la tierra, Jesús hizo esta pregunta a un erudito, persona que conocía muy bien los temas religiosos. Jesús lo interrogó sobre la manera como leía los textos del Antiguo Testamento.

Ver contenido

Una salvación completa y gratuita (2)

Con ese grupo de personas reunidas para escuchar la Palabra, recordamos que Jesús dijo antes de entregar su espíritu a su Padre: “Consumado es” (Juan 19:30). (Esta expresión viene de una palabra griega que era empleada para certificar que una factura había sido pagada). Nuestra deuda para con Dios está, pues, pagada. La vida eterna fue adquirida para todos los que aceptan al Salvador en su vida. Por lo tanto, la salvación que nos ofrece es gratuita.

Ver contenido