Devocional del 06-01-2018

LA CITA DE LA CRUZ

La palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios. 1 Corintios 1:1

A este Jesús... Dios le ha hecho Señor y Cristo. Hechos 2:36

El evangelista Spurgeon, a quien se le reprochaba por hacer predicaciones muy parecidas entre sí, respondió: «Tomo cualquier texto de la Biblia y lo llevo a la cruz». ¡Sí, es a la cruz de Cristo a donde Dios quiere llevar a todo hombre para salvarlo! Ella es el lugar imprescindible para recibir el perdón de los pecados. ¡Es la puerta de la vida eterna! Allí los hombres pasan a ser hijos de Dios y obtienen la promesa de entrar en la casa del Padre.

Cuando Jesús fue crucificado entre dos ladrones, ambos lo insultaban (Mateo 27:44). Pero uno de ellos volvió en sí y dijo al otro condenado: “¿Ni aun temes tú a Dios, estando en la misma condenación? Nosotros, a la verdad, justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos; mas este ningún mal hizo. Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino”. Jesús le respondió: “De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lucas 23:39-43).

¿A cuál de estos ladrones nos parecemos? ¿Al que se arrepintió y fue salvo o al que rechazó el perdón y fue condenado? ¡Debemos tomar una decisión aceptando o rechazando la obra que Cristo hizo en la cruz! ¡Hoy todavía es tiempo!

Tengo que arrepentirme ante Jesucristo, reconocer mis faltas, mi condición de pecador y recibir la gracia de Dios como un regalo de su parte, regalo totalmente suficiente para estar reconciliado con él. “Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados” (2 Corintios 5:19).

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza) ediciones-biblicas.ch - [email protected]