NO TENGO A NADIE.

Y había allí un hombre que hacía treinta y ocho años que estaba enfermo.
Bajar el audio si no puede escucharlo en línea