“¿Quieres ser sano?”

(leer el evangelio según Juan capítulo 5) Esta pregunta hecha por Jesús al hombre paralítico del estanque de Betesda puede parecer extraña. ¿A qué enfermo no le gustaría ser sanado? Pero es necesario entender que la curación que Jesús propone no sólo tiene que ver con el cuerpo, sino también con el alma. Muchos la han rechazado… Jesús explicó a los que lo rodeaban que él tenía poder para sanar a los enfermos y también para perdonar los pecados y dar la vida eterna. Luego hizo esta constatación:
Bajar el audio si no puede escucharlo en línea