JUICIO DE DIOS PARA HALLOWEEN.

En el capítulo 18, versos 1 al 6 del evangelio de Mateo, el Señor Jesucristo nos da una de la revelaciones más asombrosas, penetrantes y profundas acerca del Reino de los Cielos, y dice:”….. “y llamando Jesús a un niño lo puso en medio de ellos, y dijo: de cierto os digo que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entrareis (no entras) al reino de los cielos, ……. y cualquiera que haga tropezar alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar”. Jesucristo dice en otras palabras en este último versículo, que cualquier ser humano que haga tropezar a un niño, (la palabra tropezar es en el griego “skandalízo” que significa; arruinar una vida por una mala conducta, o un ejemplo nocivo), que arruine la vida de un niño con una mala conducta, o con un ejemplo nocivo, ha perdido el derecho de seguir viviendo.

Halloween es un festival en el que se dice que ocurrían las siguientes actividades: los muertos se levantaban y recorrían diferentes lugares; se practicaba la adivinación; hadas, brujas y duendes atormentaban a las personas en el campo y los Druidas demandaban contribuciones de comida para su dieta especial.

La celebración se Sanhain continuó y en 834 D.C, el Papa Gregorio IV instituyó el día de todos los santos o de las brujas como una fiesta cristiana, esperando así eliminar el Sanhain, lo cual no sucedió  y durante La Reforma, el día de todos los santos fue rechazado por el protestantismo.

A pesar de los muchos intentos por parte de la Iglesia de destruir estas prácticas paganas aún todavía han sobrevivido.

Las consecuencias físicas que representa el Halloween para los niños se pueden discernir fácilmente, sin embargo, los daños físicos no se comparan con los daños espirituales. Dios nos ordena que no nos contaminemos con estas prácticas propias de gentes paganas; Él aborrece que sus hijos participen de fiestas que no glorifican su nombre, y en el Halloween en ningún momento se hace énfasis en algo positivo, sólo se glorifica a la muerte y todo símbolo de tipo satánico.

En definitiva, la verdad es que Halloween es una fiesta de carácter religioso - pagano, y cualquiera que participe de ella con sus disfraces o dulces, estará desagradando al Dios creador, y adorando sin saberlo, al señor de la muerte. ¿Para qué?  “Mi pueblo fue destruido porque le faltó conocimiento”, (Oseas 4: 6 ).

Participar de Halloween es invitar a Satanás a tu hogar, y por ello, a todo niño y niña que se haga tropezar, al juicio de Dios se atendrá.

 

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén