SEXO ANTES DEL MATRIMONIO

Hay muchas razones por las que no debes tener relaciones sexuales antes del matrimonio. Pero todas suman a una sola cosa: Lo que ganas al tener relaciones sexuales antes del matrimonio no compensa todo lo que pierdes.

¿Qué es lo que ganas? Quizás placer momentáneo. Pero lo que pierdes puede afectar toda tu vida. Veamos qué pierdes.

Las relaciones sexuales antes del matrimonio:

Razón 1. Arruinan tus oportunidades de conocer el amor verdadero.

Razón 2. Impiden que llegues a conocer algún día lo mejor de Dios para ti.

Razón 3. Lastiman tu auto-estima.

Razón 4. Te pueden dejar toda una vida con un sentir de culpa.

Razón 5. Pueden ser una gran desilusión.

Razón 6. Son peligrosas.

Razón 7. Pueden arruinar tu vida.

Razón 8. Pueden resultar en GRANDES problemas.

Razón 9. Pueden convencerte que te cases con la persona equivocada.

Razón 10. Son pecado.

En la Biblia  a las relaciones sexuales antes del matrimonio se le llama fornicación, y es uno de los pecados que causan más daño. La Biblia dice: "Huid de la fornicación…el que fornica, contra su propio cuerpo peca". 1 Corintios 6:18

Dios desea que sepamos que las relaciones sexuales dentro del matrimonio son santas y puras a Sus ojos y tienen Su bendición. Pero Dios juzgará a los que cometen fornicación y adulterio. La Biblia dice: "Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios". Hebreos 13:4

Las personas suelen decir que los tiempos han cambiado. Es cierto que los tiempos han cambiado, pero Dios no ha cambiado, ni ha cambiado Su mente en cuanto a estas cosas.

Es posible que alguien que está leyendo este tratado diga: ¿Hay esperanza para mí?" ¡Sí, hay esperanza para ti! Jesucristo puede levantarte del lodo de tus pecados, suciedad, amargura,  fracasos y  limpiarte. "Al que a mí viene, no le echo fuera". Juan 6:37

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén