TESTIFICAR CON TRATADOS IMPRESOS

Todo cristiano que quiere ganar almas para Cristo debe conocer el poder del testimonio del tratado impreso. Hay una frase que dice: "La pluma es más fuerte que la espada".

El Tratado impreso o escrito puede ir adonde la voz humana no puede. No necesita pasaporte y no tiene problemas de visa. Viaja a bajo costo, salta las barreras del lenguaje y nunca es influenciado por prejuicios raciales ni sociales. Puede atravesar océanos, cruzar desiertos y caminar por los senderos de las selvas de cada continente. Puede penetrar  llevando el testimonio a las populosas ciudades, hogares, fábricas y alcanzar a los que están dispersos en el campo, entrar en sofisticadas mansiones, en cabañas en las villas, incluso, puede llegar a las áreas olvidadas donde la gente es tan pobre que no tiene acceso a la radio o a la televisión.

El Tratado impreso o escrito suele ser más poderosa que la voz humana. No conoce miedos ni retrocede ante ningún oponente. Predica el mismo mensaje al rico y al pobre, al rey y al plebeyo. Hace caso omiso de las burlas y los insultos. Nunca se cansa, sino que testifica las veinticuatro horas al día. Nunca se desanima, sino que cuenta el testimonio una y otra vez.  En 2 Corintios 10,9-11 leemos: No quiero dar la impresión de que trato de asustarlos con mis cartas, 10 pues algunos dicen: «Sus cartas son duras y fuertes, pero él en persona no impresiona a nadie, y como orador es un fracaso.» 11 Tales personas deben darse cuenta de que lo que somos por escrito estando ausentes, lo seremos con hechos estando presentes” (Nueva Biblia al Día).

¿Le gustaría ganar almas con el tratado impreso o escrito? Peter Cartwright, el evangelista, dijo: "Por más de cincuenta años he creído firmemente que es parte de la labor sagrada de todo cristiano, el distribuir literatura religiosa".  

Nuestro Ministerio, a lo largo de 18 años ha evangelizado con más de 7,5 millones de Tratados Bíblicos impresos, la mayoría, escritos por mi persona, luego, los publicamos en imprenta y los distribuimos gratuitamente. El Señor nos ha respaldado tanto este proyecto, que la iglesia ha visitado y repartido estos tratados en las calles y casas en: Islas San Andrés, Nicaragua, Panamá, México, Cuba, Colombia, Paraguay y Guatemala. La foto que utilizo es una iglesia extraordinaria en Cuba, a la cual Dios nos ha permitido bendecirla económicamente para que ellos publiquen y distribuyan sus propios tratados impresos. Si usted quiere unirse a este proyecto maravilloso, lo animo para que se convierta en un ganador (a), de almas y así tendrás la oportunidad de servir a Dios, cumpliendo Su mandato, llevando Su Evangelio a toda criatura.

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén