EL CLUB DE LECTURA CRISTIANA

Uno de los más grandes problemas que tenemos hoy día y que no existía a principios de la era cristiana, es la desidia por la lectura que se observa en el pueblo de Dios.

Los libros han sido valorados como un preciado tesoro desde tiempos pasados y,  la mejor fuente de conocimiento e información. Aún el inspirado apóstol Pablo le hizo un encargo a Timoteo bastante interesante con las siguientes palabras: Trae, cuando vengas, el capote que dejé en Troas en casa de Carpo, y los libros, principalmente los pergaminos” (2 Timoteo 4:13).

Si el apóstol Pablo quien era inspirado directamente por el Espíritu Santo tenía necesidad de alimentar su mente leyendo “libros” ¿Acaso nosotros somos más inspirados que él para argumentar  que ya no tenemos necesidad de los libros? Lamentablemente esta es la triste mentalidad de muchos cristianos en la actualidad, que consideran que los libros son una verdadera pérdida de tiempo. Pero el apóstol Pablo no lo pensaba así. Por esa razón Pablo fue un verdadero gigante intelectual.

También, en 1 Timoteo 4,13 leemos una recomendación que da el apóstol Pablo a sus discípulo Timoteo: “Entretanto que vengo, ocúpate en leer”.

Si el apóstol Pablo recomendaba a su discípulo Timoteo: «OCUPATE EN LEER», en un tiempo cuando la adquisición de un libro era una comodidad o un lujo no al alcance de todas las fortunas, ya que los libros se escribían a mano y eran carísimos, ¿qué diría hoy cuando la literatura está al alcance de todo el mundo?

En nuestra iglesia, y como parte de un “Proyecto Pastoral”, estamos implementando el “CLUB DE LECTURA”, que es sin duda alguna, una estupenda herramienta espiritual. Nos hemos propuesto leer colectivamente tres libros anualmente.

UN CLUB DE LECTURA CRISTIANO, es un grupo de personas que se reúnen, en nuestro caso, una vez a la semana,  para leer un determinado libro, e intercambiar impresiones sobre el mismo, desarrollando un ejercicio posterior de comprobación de lectura colectivamente. Es decir, no es reunirse para leer, sino reunirse para comentarlo. Esto permite convertir una experiencia tan personal y solitaria como la lectura, en una experiencia de comunidad. Como reconocimiento y motivación a seguir leyendo, se entrega una “taza personalizada”, que incluye el nombre del participante, del libro e imagen del libro. La portada de este tratado, corresponde al libro 23 PREGUNTAS SOBRE EL INFIERNO, de Bill Wiese.

Ruego a Dios, que muchos líderes se animen y, que a través de los libros sean edificados, restaurados y llenos del conocimiento del Señor Jesucristo. Asimismo, “colaboramos con nuestros escritores cristianos”.

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén