DIO TODO LO QUE TENÍA.

Jesús destacó la actitud de una viuda que echó en la alcancía la moneda más pequeña: para Jesús sonó como la moneda de más valor. Para Jesús lo que contaba era el desprendimiento de la persona al dar; la viuda echó en la alcancía algo que le era muy necesario para su vida. 

Este relato lo leemos en Marcos 12:43-44: «Entonces llamando a sus discípulos, les dijo: De cierto os digo que esta viuda pobre echó más que todos los que han echado en el arca; porque todos han echado de lo que les sobra; pero ésta, de su pobreza echó todo lo que tenía, todo su sustento».

La viuda de esta hermosa historia por su generosidad y fe, ha sido incorporada al salón de la fama «VIUDAS DE FE».

Sobre la historia del pasaje que hemos citado podemos formular varias reflexiones.

I. ELLA NO DIO DE LO QUE SOBRABA -«PORQUE TODOS HAN ECHADO DE LO QUE LES SOBRA» (V. 44A). 1. La generosidad hacia la obra del Señor no está en dar lo que sobra, sino en dar de lo que tenemos. 2. El dar para Dios es un acto de sacrificio. Es fácil dar cuando nos sobra, pero cuesta dar cuando tenemos necesidad. 3. Muchos esperan tener de más para entonces ayudar a la obra del Señor. El Señor espera que ofrendemos con lo que tengamos ahora y no que hagamos planes para ofrendar mañana, cuando tengamos más.

II. ELLA NO DIO PORQUE NO TUVIERA NECESIDAD -«PERO ÉSTA DE SU POBREZA ECHÓ, TODO SU SUSTENTO» (V. 44). 1 Su ofrenda consistió en «dos blancas» (v. 42). Es decir, la 64"" parte de un denario. Lo que parecía ser algo insignificante para muchos, era para su sustento. 2. Este acto de humano desprendimiento de lo que ella tenía para la obra, expresa la responsabilidad del creyente de poner sus necesidades después del Señor. 3. Cuantas más necesidades tengamos, más debemos dar para el Señor y su obra. 4. Esta viuda podía haber sido criticada por dar lo que ella necesitaba, pero el Señor Jesucristo la elogió por su acto y ejemplo. Hace algún tiempo la prensa norteamericana criticó a los ancianos recipientes del Seguro Social por estar ayudando a las iglesias y a los ministerios.

III. ELLA DIO TODO LO QUE TENÍA -«PERO ÉSTA, DE SU POBREZA ECHÓ TODO LO QUE TENÍA, TODO SU SUSTENTO» (V. 44). 1. Ella bien pudo haber ofrendado sólo una blanca, pero no lo hizo, quiso dar todo lo que tenía. 3. El Señor Jesucristo lo pide todo o nada. Él quiere una entrega total, te quiere a ti y a mí, todo lo que tienes y todo lo que tengo.

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén