SALMO 92

Desde hace algunos años, el Espíritu Santo, guía a nuestra congregación con un Salmo, que de cierta manera, orienta la vida devocional de los creyentes. El Salmo 92 corresponde al mes de noviembre 2017. Es habitual leerlo diariamente, ya sea a nivel personal, tanto como eclesial. Quisiera puntualizar algunos aspectos del mismo:

1) El título que la antigua tradición judía dio a este canto, indica que está destinado a entonarse en sábado (v. 1).  Es un cántico para el día de reposo o sábado (domingo). Habla de dar alabanza y adoración en cualquier momento a nuestro Dios. Por lo tanto, al confesar este Salmo durante este mes de noviembre vamos a declarar que vendrá  este reposo, calma, tranquilidad, descanso, sosiego, placidez, quietud, paz, relajamiento, especialmente para aquellos que están atravesando grandes aflicciones en sus vidas.

2) ¿Queremos hacer algo bueno cada día? Entonces dele gracias al Señor anunciando su misericordia en la mañana, y en la noche, su fidelidad. Pídale misericordia por tus enfermedades y temores como lo hizo un hombre enfermo de lepra. Esto lo leemos en Marcos 1:40-41: Vino a él un leproso, rogándole; e hincada la rodilla, le dijo: Si quieres, puedes limpiarme. Y Jesús, teniendo misericordia de él, extendió la mano y le tocó, y le dijo: Quiero, sé limpio. Y así que él hubo hablado, al instante la lepra se fue de aquél, y quedó limpio”.

3) Confiese que la salvación es gracias a Jesucristo. Confiese la dicha de ser redimidos por su misericordia. Habacuc 3:2  dice: Oh Jehová, he oído tu palabra, y temí… En la ira acuérdate de la misericordia”. Tito  3:5. nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo”.

4) Declare también los versículos 10 y 11, en los cuales Dios exalta las fuerzas del justo como las del búfalo. Él da fuerza y honra a Su pueblo, y unge a Sus fieles con aceite fresco, que es una figura del ministerio de gracia del Espíritu Santo.

5) Los versículos 12 al 15, prometen un mes para la prosperidad de los justos. Aquí es comparable a la palmera y al de cedro del Líbano.  La palmera simboliza hermosura y fruto, mientras que el cedro es emblema de fuerza y permanencia.

La razón por la que los creyentes crecen y florecen es que están plantados en la casa del Señor y florecen en los atrios de nuestro Dios. En otras palabras, viven en comunión diaria con el Señor, tomando de Él la fuerza y el sostenimiento.

La edad no impide su capacidad para fructificar.  Su prosperidad es evidencia de que JEHOVÁ es recto y cumple Sus promesas. Él es la Roca fiel, y no hay nada infiel acerca de Él.

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén